Integra… qué?

Que la integración es una cuestión recurrente para el Partido Popular es una evidencia a tenor de los artículos llenos de sombras y ruido con los que la Conselleria de Solidaritat i Ciutadania nos habitúa a irrumpir en los medios de comunicación. Un ‘vicio’ que, por el bien común, debería tratarse rápidamente porque la lectura de sus textos tienen un efecto nocivo sobre la salud: causan vergüenza ajena.

Nadie digno de mención (excepto algunos desatinados dirigentes populares) ha cuestionado la vigencia de las políticas de integración y su vertiente bidireccional, ni la relación de conceptos que conviven en el imaginario social y que desde hace cerca de dos lustros se encuentran recogidos en la web de la Unión Europea (http://europa.eu/index_es.htm).

La Comunitat Valenciana necesita superar estas posturas retrógradas profundamente arraigadas en el Partido Popular. Los valencianos y las valencianas debemos aspirar a que la Generalitat esté dirigida por personas con convicciones y principios firmes que les capaciten para actuar contra la exclusión social, el aislamiento y los guetos; es cierto que necesitamos más recursos por parte del Estado y de la Generalitat pero, también, que el gobierno autonómico debe dejarse de planteamientos presupuestarios inverosímiles y de desatinos como los cursos de Integración Express, una ‘formación’ que atenta contra los pilares básicos sobre los que se sustenta la convivencia democrática en España.

El problema es que, en éste como en todos los ámbitos, la Generalitat hace demasiado tiempo que perdió el norte, agudizando con ello los efectos negativos de la crisis económica, es decir, el paro. Una situación que impide preparar la sociedad valenciana para afrontar los retos del futuro intercultural en el que ya está inmersa y que ayuda a entender por qué la Comunitat Valenciana es la segunda autonomía donde peor es percibida la inmigración por la población autóctona.

En este escenario, el Conseller de Inmigración y Ciudadanía puede hacerse tantas fotos como quiera y subvencionar tantas noticias solidarias como le permita el presupuesto para actualizar el escaparate político del Partido Popular. El tiempo dirá de Rafael Blasco que tuvo en su mano la oportunidad de asentar un marco de desarrollo y lo dejó escapar por su miopía política. Lo mismo sucederá con la alcaldesa de Valencia. Rita Barberá ha cometido dejación absoluta de funciones en materia de integración, sobrecargando esta responsabilidad sobre las ONG, a las que subvenciona mal y tarde para que éstas asuman estas obligaciones del Ayuntamiento como parte de una estrategia para la que lo que no da réditos electorales carece de importancia política.

En el PSOE creemos que la convivencia, bajo las normas claramente estipuladas en la Ley Orgánica sobre derechos y libertades de los extranjeros en España ya que la integración social de este sector es la clave para que este proceso salga bien y nos sitúe con ventaja en el mapa europeo. En consecuencia, la inmigración nunca se puede plantear como un problema porque, junto a sus potenciales beneficios sociales y culturales, ha sido básica para impulsar el crecimiento de este país y de esta comunidad durante los últimos 12 años y lo seguirá haciendo si tomamos las decisiones correctas. Cuestión ésta que el Partido Popular todavía no ha descubierto porque, ahora mismo, lo que se está haciendo es calamitoso e inútil.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s