La contextualización

Hace unas pocas semanas tuve la suerte de asistir al concierto organizado por la asociación de víctimas del metro de Valencia, realmente fue un acto tremendamente emotivo, pero no quiero hablar sobre las emociones que me sugierieron todas las actuaciones y discursos que allí se sucedieron, me apetece  hablar sobre las conclusiones que tengo al respecto de este accidente. Lo primero, y no es nuevo, sigo decepcionado con la sociedad valenciana, que no ha sabido, no digo apoyar en las justas denuncias de esta asociación,  al menos apoyar moralmente a los familiares de las víctimas, les ha dado literalmente la espalda, es algo así como lo que está sucediendo en el Cabanyal, salvando las distancia lógicamente, alguna de las personas que tienen colgado el cartel a favor de la prolongación les echan abajo el  hogar dónde viven, seguramente no. De todas formas no interesa entrar en el juego del PP de la división social, porque ahí es dónde más cómoda vive la derecha valenciana, la pedagogía a la hora de explicar los proyectos es propia de la izquierda, y perdón por este ataque de proselitismo, pero en el entendimiento encontraremos la solución, y a poco que se quiera ver sabemos quién se quiere hacer comprender y encontrar el acuerdo.

La segunda conclusión a la que llego, es mucho más nefasta y gris, con el estallido de la burbuja Gürtel nos hemos podido enterar de muchas cosas, y por deformación profesional les digo, que  hemos podido contextualizar muchas cosas que estaban sucediendo en las cloacas del PP mientras el resto de la sociedad valenciana vivía. Y es que no puedo entender, compartir, y resignarme, sabiendo que mientras 42 personas morían en este accidente otras, en otra parte de la ciudad pensaban como enriquecerse con el dinero de toda la ciudadanía valenciana y es más el President de todos los valencianos/as mientras tanto durante los últimos años se dedica a mentir, pretendiendo enterrar entre las mentiras a los muertos y sus familiares.

No puedo entender como todavía alguien puede ver a una persona de la catadura moral de este personaje como un gobernante apropiado para la Comunitat Valenciana,  una cosa es el error, otra la mala intención. Quizá sea demasiado ingenuo, pero a la política le hace falta dosis de ingenuidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s