De gobierno y fútbol

Parece que hemos entrado en una especie de cierto sosiego en el mundo político, creo incluso que a partir del segundo trimestre del 2010 cuando el PIB estatal tenga ya números verdes comenzaremos a retomar la senda de la normalidad, será para entonces cuando todas las barricadas dialécticas que ha interpuesto el PP a la vida social y política de la Comunitat se van a ir deshaciendo como un azucarillo. Pero el futuro es eso futuro, y creo sinceramente que a las miles de personas que sufren las consecuencias de todo esto que estamos pasando les da exactamente igual todas estas cuestiones, porque ellos lo que viven es presente. Y presente son, entre otras muchas cosas los presupuestos de los diferentes gobiernos, y presente son también las expectativas de futuro. Y ninguna de estas dos cosas para las personas que vivimos en la Comunitat Valenciana son nada halagüeñas.

Los presupuestos vienen con un recorte importante, con poca capacidad de endeudamiento, porque debemos más que Alemania después de la guerra, y no tenemos claros los caladeros de recursos económicos, no podemos subir los impuestos autonómicos, porque estamos casi a la cola de la recuperación económica en España. Vamos en definitiva, cuando vienen malas cosechas, sólo los que guardaron tuvieron para arrancar cuando escampó el mal tiempo.

Y en esas estamos cuando entre crisis y crisis observo la situación del Valencia C.F., equipo de mis alegrías y penas, que por fin es gobernado con sentido común, atendiendo a la realidad de una gestión pasada infame que lo ha colocado en la lista de los clubes más endeudados de Europa, y que como consecuencia de esto no va a tener más remedio que planear una economía de guerra, que deberá vender a sus mejores jugadores, para poder simplemente sobrevivir, esperando tiempos mejores que le hagan recuperarse para volver a ser un club solvente. Y viendo esta realidad futbolera, qué quieren que les diga veo a la Generalitat y al Ajuntament y la comparación me sale a la primera, hemos gastado dinero en fichajes poco o nada rentables, hemos especulado con el suelo, hemos jugado a utilizar a la sociedad en beneficio de entidades privadas, y sobre todo hemos puesto “a la venta”, dos de los que eran nuestros mejores activos la enseñanza y la educación. Y esto sí que es Presente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s